martes, 11 de abril de 2017

CHILLA CHIQUILLA









Poema perteneciente a "Cementerio de barcos" representado por Violeta Ciudad durante la presentación del libro en El umbral de primavera, Madrid, el día 28/02/2017. 
Vídeo: Jesús Mayorga. 



CHILLA CHIQUILLA


Chilla chiquilla, chilla. 
Chilla con la fuerza de tus entrañas
y apaga la llama 
del dragón milenario cuando bosteza humo. 


Chilla chiquilla, chilla. 
Chilla con todas las letras 
del alfabeto que esconde tu piel 
y regalas en cada abrazo.


Chilla chiquilla, chilla. 
Chilla contra el eco que pelea por tu voz 
y ganarás el pulso otra vez.



martes, 21 de marzo de 2017

VEINTIÚN GRAMOS EXILIADOS




Somos la pequeña gota de un grifo gélido
que cede sus hijos a la tierra.


Mundo, mundo, uno a uno te vas llevando.


Se van envueltos en aire de tergal
y arañan el ayer
sus veintiún gramos exiliados.


Las cosas por hacer son dagas
en la boca de un faquir hambriento.
Camina sobre coronas de flores,
acaricia con manos de sangre
y mira a través de escarabajos inertes
clavados en tu pelo.









miércoles, 1 de febrero de 2017

Una Rosa en el camino.





A Rosa Cruz.

Un símbolo, una rosa, te desgarra
(Borges)




Aquel dichoso día derruido
en los jardines de la memoria
encontré una Rosa en el camino
en cuyos pétalos escrito está:
“El cuidar nos hace humanos”.



Se cultiva entre bosques y piedras  
bajo el calor de un lejano sol.
Acaricia el alma de los pueblos extintos
como si fueran personas enfermas
a quienes quiere sanar.



Un talismán oretano esconde
la voz forjada en su seno.
Viste sus manos de color auxilio
cuando mitiga la llama del dolor
y nace la esperanza con que abraza.

   











lunes, 30 de enero de 2017

Me vendo al viento.




Me vendo al viento que me mueva
como a la hoja inerte
que vuela cada otoño.


Me vendo al viento que protege
las voces de los amantes
por las calles desangeladas.


Me vendo al viento que silba
en las verdes colinas
donde juegan las aves.


Me vendo al viento que pelea
todas las noches con las antenas
para abrazar a los tejados.

                                            
Me vendo al viento que colma
a las plantas en celo
cada primavera.


Me vendo al viento
con tal de llegar hasta ti
para besarte esta noche vagabunda.