martes, 29 de agosto de 2017

93




A Paco Maldonado Torrijos.




No cierres los soles que evaporan
tus lágrimas. Todavía no.
Se rompe el marco de la memoria
si los encierras y la muerte se revive.
Enrédate en el paño de las horas,
baila al son de cada minuto con tus huesos
raídos por los combates a campo abierto.
Mantén el pulso inconsciente,
mueve el hilo a las moiras.
Tú que guardas el secreto de los árboles
extiende al neonato que fuiste.
Si la vida te duele, la ausencia apuñala. 








2 comentarios:

  1. Hoy es un día especial para el abuelo Paco, dos poetas en su familia que le dedican lo mejor que saben dar, el cariño cuando se expresa con las palabras adecuadas se acrecenta de tal manera que es imposible doblegarlo. Esta generación de buenas personas no podía tener mejor continuación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por ser una más de nosotros y por esa capacidad de dejarme sin palabras. Un fuerte abrazo.

      Eliminar