martes, 21 de marzo de 2017

VEINTIÚN GRAMOS EXILIADOS



Somos la pequeña gota de un grifo gélido
que cede sus hijos a la tierra.

Mundo, mundo, uno a uno te vas llevando.

Se van envueltos en aire de tergal
y arañan el ayer
sus veintiún gramos exiliados.

Las cosas por hacer son dagas
en la boca de un faquir hambriento.
Camina sobre coronas de flores,
acaricia con manos de sangre
y mira a través de escarabajos inertes
clavados en tu pelo.